#3 Instalación del SUELO

4 diciembre, 2018 0 Por admin

Un breve resumen…

La furgo que compramos estaba en muy buenas condiciones, esto era algo importante para nosotros para no tener que dedicar mucho tiempo y dinero en arreglos y reparaciones. Aún así, nos llevamos una sorpresa cuando nos pusimos manos a la obra con el suelo…

Al quitar el contrachapado nos encontramos que habían ciertos lugares con óxidos 😱. Por lo que tuvimos que sanear y restaurar el suelo para que se mantuviera en óptimas condiciones y no nos diera problemas en un futuro.

Una vez arreglado, que por cierto quedó como nuevo, nos pusimos de lleno con el aislamiento. Para ello utilizamos Multicapa Aluminizada de 1200mm y cinta de aluminio para sellarlo y evitar la entrada de frío o humedad.

Seguidamente colocamos el tablero, que nos serviría de soporte y sostén. Nosotros utilizamos tableros de 15mm de abeto sin tratar, ya que el tratamiento se lo dimos nosotros. 

Y por último, algo que todavía no hemos realizado, colocaremos láminas de vinilo en aquellas zonas donde se vea el suelo: pasillo, comedor, cocina… ahorrando ese material en zonas donde no se va a ver como podría ser el interior de los armarios, debajo de la cama, el baño, etc.

 


1. ¿CÓMO SANEAMOS EL ÓXIDO DEL SUELO?

La mayor parte del óxido se debía a unos tornillos que se habían colocado para fijar el contrachapado a la chapa del suelo. Esto era algo que debíamos arreglar para evitar problemas en un futuro y tener un suelo en óptimas condiciones.

Lo primero de todo fue lijar aquellas zonas oxidadas para sanear la superficie. Para ello utilizamos cepillos metálicos y el taladro. Aprovechamos, además, para limpiar aquellas zonas llenas de suciedad que se había endurecido bajo el contrachapado tras los años. Con ello obtuvimos un suelo más limpio y sin una pizca de óxido.  

El tratamiento que le dimos a continuación fueron dos capas de esmalte antioxidante brillante que se podía aplicar directamente sobre el óxido. Aún así, nosotros preferimos sanearlo previamente para quedarnos más tranquilos.

 

Tras 3 días de trabajo, conseguimos un suelo en perfecto estado, saneado, limpio y sin óxido aparente. ¡El antes y el después lo dice todo!

 

 

 

 

 

 


2. AISLAMIENTO

Para aislar el suelo decidimos utilizar aislante reflexivo multicapa (de 7 capas), lo que viene a ser un combinado de fieltro con láminas de aluminio. Nos decantamos por esta opción por diferentes motivos:

 

  • Excelente aislamiento térmico y acústico (λ 0.035W/m Kº y resistencia térmica 1.42
    m2. ºK/W)
  • Excelente barrera para la transferencia de calor por radiación (bloquea hasta el 97% del calor por radiación).
  • No se deforma con el tiempo.
  • Impermeable por completo a la humedad.
  • Es ignífugo.

Puesto que este material nos venía en rollos de 10 metros, fuimos cortando tiras de lado a lado de la furgo, dándole forma con las tijeras en aquellas zonas donde se necesitaba.

A medida que íbamos colocando el aislante, lo íbamos sellando y fijando con la cinta de aluminio. Para ello, cortábamos pequeñas tiras y uníamos la multicapa al suelo sin dejar un sólo hueco. Es importante sellar bien todos los huecos, tanto por el perímetro como entre tira y tira del aislante ya que eso evitará el paso del frío y la humedad.

 


3. INSTALACIÓN DEL TABLERO

Puesto que el tablero que tenía la furgoneta estaba un tanto desgastado, decidimos poner un contrachapado de 15mm de abeto sin tratar, ya que el tratamiento se lo dimos nosotros.

Comenzamos dándole la forma adecuada del suelo sirviéndonos del tablero antiguo. Colocamos el antiguo tablero sobre el nuevo y “calcamos” su forma al nuevo contrachapado. Para aquellas zonas más difíciles, usamos un medidor de contornos (o como nosotros le llamamos, el copia-formas). Es un utensilio muy sencillo de utilizar y con unos resultados muy buenos.

Una vez teníamos la forma precisa, fuimos cortando el contrachapado por partes para instalarlas fácilmente en el suelo. Pero antes de colocarlo, le dimos un tratamiento de dos manos de tapa poros por cada lado y dos capas de barniz marino por la parte superior.

 

Nosotros no lo fijamos a la chapa de ninguna forma, sólo lo dejamos caer sobre el aislante, ya que al tener la forma justa y precisa los tableros no se mueven. Además, una vez comencemos con la instalación de muebles y electrodomésticos, el mismo peso dará más sujeción al contrachapado.

 


4. ACABADO FINAL: VINILO

El acabado final del suelo todavía no lo hemos realizado ya que únicamente recubriremos aquellas zonas donde se vaya a ver el suelo, como por ejemplo la cocina, el pasillo, el comedor, etc. Con ello evitamos gastar tiempo y dinero cubriendo toda furgoneta en zonas donde no se va ha apreciar (interior de muebles, baños, debajo de la cama…).

Una vez que instalemos todos los muebles y electrodomésticos, utilizaremos unas láminas de vinilo que recubran el suelo visible, dándole un toque más hogareño a nuestra camper. Este material se está usando mucho últimamente por la gran variedad de acabados que dispone y su facilidad de instalación. Se puede optar por las láminas adhesivas o  de laminas en click.

Además de ello, al ser un material plástico, se evita la entrada de líquidos o humedad en el tablero de contrachapado (aunque es recomendable poner una capa antihumedad entre el contrachapado y el vinilo).


PRESUPUESTO TOTAL DEL SUELO

 

2 x Botes de pintura antióxido = 12€/ud

Kit cepillos metálicos= 10€

1 Bote antigravilla = 20€

1 x Multicapa Aluminizada (10m2) = 75€

3 x 50m Cinta de aluminio = 9€/ ud

3 x Contrachapado 15mm 120×244 = 40€/ud

1 x Tapaporos = 10€

1 x Barniz Marino = 30€

4m2 Vinilo Click = 80€

 

TOTAL SUELO: 378€